Inicio » Anuros: tipos de ranas y sapos » Rana arlequín de Rancho Grande, descubriendo a Atelopus cruciger

Rana arlequín de Rancho Grande, descubriendo a Atelopus cruciger

Rana arlequín de Rancho Grande, Atelopus cruciger
Indiana Cristo/CC BY 4.0

La rana arlequín de Rancho Grande, denominada científicamente Atelopus cruciger, es un representante de la familia Bufonidae que habita en Venezuela, además es la única rana arlequín que existe fuera de la región andina venezolana. Las ranas arlequín constituyen un grupo importante dentro de la familia Bufonidae, debido a la belleza que presentan sus especies y al fenómeno de declinación en las poblaciones de todas las especies conocidas dentro del género Atelopus.

La rana arlequín de Rancho Grande ha sido estudiada, además cuenta con poblaciones relativamente estables en este país, pues otras especies de su género están bajo categorías de amenaza y tienen alrededor de 3 décadas sin ningún registro.

Algunos autores consideran que la rana arlequín de Rancho Grande representa un complejo de especies, lo que indica que algunas poblaciones adjudicadas a Atelopus cruciger podrían tratarse de nuevas especies.

Características de la rana arlequín de Rancho Grande

Atelopus cruciger se distingue de otras especies del género por poseer una coloración amarillo verdosa en el dorso, con bandas laterales oscuras que se extienden desde las narinas, alrededor de los ojos y hasta la región inguinal.

La región dorsal y las extremidades tienen un patrón moteado de manchas marrón oscuras que en la cabeza frecuentemente tienen una forma de X. El color de la región ventral se degrada a partir de los flancos, que poseen una coloración amarilla tendiendo a un tono verdoso claro, hasta llegar a un color crema en la superficie ventral. Las bases de sus patas tienen color naranja. Las extremidades posteriores son relativamente largas, comparadas con otras especies relacionadas.

En la rana arlequín de Rancho Grande, al igual que la mayoría de anfibios anuros, las hembras tienen mayores tallas que los machos. Las hembras miden entre 3,2 y 5 cm, mientras que los machos alcanzan entre 2,2 y 3,5 cm de longitud entre el rostro y la cloaca.

Las hembras pueden colocar un gran número de huevos, no obstante, la tasa de supervivencia una vez que ocurre la metamorfosis es muy baja. La longevidad de estas ranas parece ser menor a los dos años en su estado adulto, y algunos estudios recientes demuestran que existe una alta tasa de reemplazo (reclutamiento) en la población reproductiva.

Distribución

Dónde vive, distribución de la Rana arlequín de Rancho Grande, Atelopus cruciger
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

Atelopus cruciger originalmente tenía una amplia distribución en al menos 30 localidades en la Cordillera de La Costa en Venezuela. Su distribución abarcaba algunos estados como Miranda, Vargas, Carabobo, Aragua, Cojedes, Yaracuy y el Distrito Federal. Anteriormente, la rana arlequín de Rancho Grande era registrada desde casi el nivel del mar hasta los 2400 metros de elevación, en ambientes de selva nublada con una alta humedad.

Actualmente solo se conocen dos localidades con poblaciones relativamente estables en el estado Aragua. Ambas se encuentran en la depresión norte del Parque Nacional Henri Pittier en un rango de entre 120 y 320 metros de elevación, en los sectores costeros de Cata y Cuyagua, siendo el área de ocupación de la especie en estos sectores menor a 8 km2. Su distribución potencial se estima en un área de 80 km2 en los sectores cercanos a las poblaciones existentes.

Hábitat y Ecología de la rana arlequín de Rancho Grande

Atelopus cruciger es una rana terrestre de hábitos diurnos. No son animales de desplazamiento rápidos, sino que más bien caminan lentamente sobre el sustrato y los sectores aledaños a cuerpos de agua en los que se reproducen durante la estación seca.

Los cursos de agua en los que se encuentran estos anfibios se caracterizan por ser de aguas tranquilas y claras, que se encuentran rodeados de bosques de galería, selvas nubladas, bosques caducifolios o bosques semideciduos, relacionados con su elevación sobre el nivel del mar.

En períodos de sequía se pueden observar los adultos en sectores arenosos, sobre rocas o sobre la vegetación que crece en lugares rocosos con relativa frecuencia; sin embargo, durante la época lluviosa, los individuos adultos se segregan en los bosques, para evitar ser trasladados por la corriente de agua. Los ejemplares juveniles son poco observados y pasan un gran período de tiempo, hasta alcanzar la madurez sexual, dentro de los bosques.

Esta especie no es muy buena trepadora si la comparamos con especies representantes de otras familias de anfibios, sin embargo es posible observarla sobre la vegetación arbustiva hasta casi 2 metros de elevación del suelo.

En las quebradas y riachuelos que ocupan suelen observarse a los machos en un territorio que puede solaparse con el de otros machos y ser causa de disputas ocasionales. Los renacuajos de esta especie han sido poco observados en la naturaleza, sin embargo, tienen hábitos similares al de otras especies de ranas arlequín, en las cuales los renacuajos se adhieren al fondo o a rocas ubicadas en zonas dentro del curso de agua, concretamente donde el agua fluye más rápido y existe una mayor disponibilidad de oxígeno.

Reproducción

El periodo reproductivo de Atelopus cruciger ocurre durante la estación lluviosa. Durante esta época los individuos maduros se acercan a los cuerpos de agua con caudal rápido, como cascadas y arroyos, y se posan sobre las rocas, desde donde los machos emiten el canto reproductivo.

Una vez que los machos consiguen una hembra comienza el amplexo, en el cual pueden permanecer las parejas varios días o semanas. Los huevos se sitúan sobre el sustrato de las cascadas, en varios grupos o ristras. Una vez culminado el desarrollo embrionario, emergen los renacuajos que se adhieren a los sustratos rocosos dentro del cuerpo de agua.

Alimentación de Atelopus cruciger

Aunque se conoce muy poco de cómo se alimentan estos anfibios en la naturaleza, se sabe a partir de estudios del contenido estomacal de animales preservados, que la rana arlequín de Rancho Grande consume diversos tipos de insectos, así como las larvas de muchos de ellos. Se ha registrado, además, una diferencia en la elección de recursos entre la época de sequía y la época de precipitaciones, también entre los recursos consumidos por ambos sexos, lo cual puede estar relacionado con los microhábitats que ocupan los machos y las hembras.

Dentro de los insectos que Atelopus cruciger consume más frecuentemente se pueden mencionar himenópteros de la familia Formicidae (hormigas) y escarabajos de diversas familias (orden Coleoptera). También consumen una gran proporción de ácaros y larvas de diversos insectos.

Taxonomía de Atelopus cruciger

Taxonomía de este anfibio anuro nativo de Venezuela.

Taxonomía de la rana Arlequín de Rancho Grande, Atelopus cruciger
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

Estado de Conservación

Hasta la década de 1980, la rana arlequín de Rancho Grande era localmente muy abundante dentro de la región central de la Cordillera de la Costa.

A pesar de que la mayoría de las poblaciones descritas de Atelopus cruciger están incluidas en parques nacionales, solo dos subpoblaciones de esta especies sobreviven actualmente. Ambas se han monitoreado de manera constante por al menos una década, sin que se haya demostrado tendencias de disminución en las mismas. El área de ocupación de estas poblaciones es menor a 8 km2 y no existe conectividad entre las subpoblaciones, razón por la cual se considera como una especie “En Peligro Crítico” según la IUCN. Igualmente está incorporada a la lista de especies vulnerables del propio Libro Rojo de la Fauna Venezolana.