Rana gigante del Titicaca, Telmatobius culeus, la más grande del mundo

Rana gigante del Titicaca, Telmatobius culeus
Petr Hamerník/CC BY-SA 4.0

Hasta medio metro de envergadura han registrado ejemplares de la rana gigante del Titicaca, Telmatobius culeus. La taxonomía la describe como una de las ranas acuáticas más grande del mundo, y su población se ha visto mermada por múltiples factores, entre ellos, el consumo humano. Es endémica del Titicaca, el lago más alto del mundo, ubicado entre Perú y Bolivia. Este anfibio se integra en la familia Ceratophryidae (ceratófridos).

De grandes ojos, y color verde amarillento, la rana gigante del Titicaca fue documentada por Jacques Costeau, el célebre oceanógrafo que recorrió la zona en 1960. En el Perú es común el consumo de las ranas en extractos que la cultura considera curativos, un acervo que se mantiene desde la época de los incas.

¿Cómo es la rana gigante del Titicaca?

Telmatobius culeus es un ejemplar muy grande en comparación con otros anfibios. De hocico redondeado, tiene un disco dorsal prominente y la piel está doblada en grandes pliegues. En ella, los pulmones están reducidos en comparación con otras especies similares y respira a través de su piel.

La piel de esta rana gigante es bastante vascularizada, así como su boca. La mayor cantidad de pliegues los tiene en el dorso, los lados y las patas posteriores. Los estudios determinaron que estos pliegues funcionan como branquias para estos anfibios que pasan la mayor cantidad de su ciclo vital sumergidos.

El hábitat de Telmatobius culeus

La rana habita en la zona del lago Titicaca, el cuerpo de agua navegable más alto del mundo. Mientras más adulta, más profundo se sumerge. La cota máxima del lago son 281 metros de profundidad, con una temperatura de 10 grados centígrados en el fondo. Los ejemplares más jóvenes viven también en la zona cercana a las orillas y a los ríos que forman parte de la cuenca.

Algunos de los cursos de agua donde también puede encontrarse Telmatobius culeus son pequeños estanques, a 70 kilómetros de distancia, cerca del lago Saracocha, pero el grueso de la población sigue estando en el Titicaca.

Distribución geográfica de esta especie anfibia

Distribución de la rana gigante del Titicaca, Telmatobius culeus

El lago Titicaca está comprendido entre Perú y Bolivia, que tienen jurisdicción en un 56% y 44% respectivamente. La cuenca baja del lago y la desembocadura de los ríos que lo tributan es el hábitat de esta especie de anfibio. Esta zona corresponde a la ecorregión de la Puna Norteña, entre los departamentos de La Paz, en Bolivia y Puno, en Perú.

¿Qué come Telmatobius culeus?

Los análisis estomacales hechos a los especímenes han concluido que la rana gigante del Titicaca se alimenta, principalmente, de pequeños crustáceos anfípodos y de caracoles. Nunca se han encontrado restos de especies terrestres en sus estómagos, pero sí de pequeños peces con los que comparte hábitat.

Es mucho más activa durante la noche y la composición de su piel le permite absorber el poco oxígeno que hay en el lago Titicaca. Son solitarias y tienen un método de estiramiento de los pliegues para lograr un más eficiente intercambio de gases en el agua. Sin embargo, esta capacidad de levantarse sobre sus patas para buscar oxígeno solo pueden realizarlo durante unas horas: si el oxígeno no aumenta, la rana muere.

Hábitos de reproducción

Como no hay dimorfismo sexual, es posible que los machos llamen a las hembras durante el apareamiento que se da, como en la mayoría de los anfibios neotropicales de gran altitud, durante el verano. El macho sostiene a la hembra por la cintura, justo delante de sus patas traseras, para liberar el esperma justo cuando ella libera sus huevos.

Principales amenazas de la rana gigante del Titicaca

El extracto de rana es un muy consumido batido que hacen en mercados populares de Lima y La Paz, principalmente en El Alto. Se le han asignado pretendidas virtudes terapéuticas para las enfermedades respiratorias, pero la caza de las ranas está oficialmente vedada en el Perú. Sin embargo, el tráfico ilegal continúa.

Las ancas son consumidas como alimento en las zonas cercanas a la costa del lago. La campaña de protección de la rana gigante del Titicaca tiene varios frentes abiertos, porque se estima que la población ha descendido en un 80%. En un momento se estimó que había mil millones de ejemplares en los fondos del lago.

El Banco Central de la Reserva del Perú emitió, a finales de 2019, una moneda de un sol conmemorativa, acuñada con la rana gigante del Titicaca, en un intento de concienciar sobre la importancia de la conservación de esta especie emblema de la zona del Puno.