Sapillo moteado mediterráneo (Pelodytes hespericus), descúbrelo

Sapillo moteado mediterráneo, Pelodytes hespericus
Sapillo moteado mediterráneo, Pelodytes hespericus
David Candel/CC BY-SA 4.0

El sapillo moteado mediterráneo es un pequeño anuro de aspecto llamativo, de hábitos tanto terrestres como nocturnos. Su nombre científico es Pelodytes hespericus.

Su actividad durante el año se ve regulada parcialmente por la estación invernal, temporada en la que hiberna por un poco más de tiempo en las regiones montañosas. En cambio, en las poblaciones de las regiones costeras de la península ibérica se hace más corto ese periodo de reposo.

Es una especie que muestra resistencia ante temperaturas bajas, manteniéndose igualmente en cierto grado de actividad. Por ello, son capaces de iniciar el celo a finales de invierno.

Se defienden de sus depredadores disuadiéndolos con un olor particular. Este proviene de una secreción de la piel que se hace presente al sentirse amenazados.

Morfología del sapillo moteado mediterráneo

El sapillo moteado mediterráneo es un anfibio pequeño. Su longitud es de aproximadamente 35 mm los machos y unos 40 mm las hembras. La coloración dorsal es pálida, con pequeñas marcas verdes, formando un patrón punteado. La coloración ventral también es clara, pero con manchas más oscuras. En la cabeza pueden apreciarse sus amplios ojos con la pupila vertical, mientras que la membrana auditiva apenas puede verse. Las extremidades anteriores son notablemente largas con patas semipalmeadas.

Es interesante acotar que no presenta variaciones de coloración entre hembras ni machos, tampoco entre poblaciones de diversas regiones geográficas.

Existe dimorfismo sexual, siendo la hembra más grande que el macho. El macho desarrolla unas callosidades en sus extremidades posteriores durante el periodo de apareamiento.

Distribución de las poblaciones

El sapillo moteado mediterráneo habita en el tercio oriental de la península ibérica, exceptuando el extremo norte de Cataluña. Sus poblaciones se extienden hasta el sureste de Madrid (conocer Madrid), el norte de Almería y el occidente de León y Zamora.

Tiene como hábitat zonas abiertas como sabanas o estepas, con áreas arbustivas similares lugares semiáridos. También se le puede ver en sistemas montañosos por debajo de los 1,900 msnm, siendo más frecuente su presencia en pisos altitudinales por debajo de los 1300 msnm.

Es tolerante a las áreas intervenidas para producción agrícola, en conducta oportunista para el aprovechamiento de lagunas estacionales o bebederos de los animales como sitio de reproducción. Tiene preferencia por las zonas de climas templados.

Alimentación del sapillo moteado mediterráneo

Estos anuros tienen una amplia dieta que consiste básicamente en insectos y otros invertebrados, de hecho consumen arácnidos y dípteros.

En estado larval, se alimentan en el fondo de los charcos donde han eclosionado. Pocas veces llegan a la superficie para comer. En su menú figuran las algas y detritos.

Al ser de hábitos nocturnos, son estas las horas en que se dispone a cazar a sus presas entre charcas poco profundas.

Reproducción de Pelodytes hespericus

La edad reproductiva de estos sapitos comienza al año de vida en los machos, mientras que en las hembras es a partir de los dos años. En años de escasas precipitaciones, se abstienen de reproducirse.

A finales de invierno y comienzos de la primavera, los individuos masculinos comienzan a emitir sus cantos dentro o alrededor de charcas estacionales, con la intención de llamar a las hembras. Los cantos pueden tener ligeras variaciones según la temperatura corporal del anuro.

En la temporada reproductiva, los machos adultos desarrollan unas callosidades en sus extremidades traseras con la finalidad de sujetar a las hembras durante el amplexo. Las puestas tienen un aspecto similar a un cordón, de color negruzco, compuestos por una cantidad aproximada entre 100 y 400 huevos de unos 2 mm de diámetro.

Se ha reportado que Pelodytes hespericus tiende a hibridarse con otras de su mismo género taxonómico, con quienes guardan muchas similitudes: Pelodytes punctatus y Pelodytes ibericus.