Sapillo moteado occidental de Portugal, Pelodytes atlanticus

Distribución del sapillo moteado occidental, Pelodytes atlanticus
Distribución del sapillo moteado occidental, Pelodytes atlanticus

El Sapillo moteado occidental, cuya identificación científica es Pelodytes atlanticus, pertenece a la familia Pelodytidae. Esta se encuentra limitada a la región Paleártica, específicamente en su zona meso-térmica.

Aunque biológicamente diferenciable de otros sapos pequeños, mantiene un comportamiento similar. Tienen preferencia por las charcas estacionales y lugares inundables. Al estar en peligro, se lanzan al fondo de los charcos y segregará una sustancia tóxica.


Como otras especies, la mayor amenaza del sapillo moteado occidental no es la depredación sino el deterioro de su hábitat. Sobre todo el cese de lluvias o el exceso de precipitaciones, ambas situaciones que impiden el éxito de su reproducción.

Es de hábitos nocturnos, periodo en el que se mantiene atento a la caza de alimentos. Además, es de hábitos terrestres. Su hibernación (te aconsejo esta lectura de estivación en anfibios) es más corta hacia las regiones costeras, despertando del letargo en Febrero.

Características del sapillo moteado occidental

Es un anuro de rasgos sutiles. Es, junto a Pelodytes ibericus, el sapillo moteado más pequeño de la región. En promedio, los machos miden 31,4 mm de largo total, mientras que las hembras llegan a medir 34,7 mm, rasgo que marca el dimorfismo sexual. Además, los machos presentan tubérculos nupciales en los muslos, vientre y extremidades anteriores, lo que le facilita asirse a la hembra durante el amplexo.

Su coloración dorsal es entre verdosa, grisácea y parda, siendo su moteado unas manchas de color verde vibrante presentes en la cabeza, extremidades y el dorso. Por otra parte, su vientre es claro, con manchas más oscuras y poco regulares.

Los ojos del sapillo moteado occidental son grandes, tiene la pupila vertical y el iris presenta una degradación del color, siendo más claro en su parte superior. No son notorias ni las parótidas ni el tímpano. Sus extremidades son largas, especialmente las posteriores. Son poco palmeados por ser de hábitos terrestres, es decir, que carecen de membrana interdigital.

Distribución geográfica

Pelodytes atlanticus es una especie endémica de Portugal, y presenta poblaciones estables en las llanuras occidentales, entre Cabo de São Vicente y Vila do Conde. Por el contrario, las poblaciones del interior del país, entre estas las de Penamacor y Vila Velha de Rodão, aparecen y desaparecen conforme ocurren los periodos reproductivos.


Hábitat del sapillo moteado occidental

El sapillo moteado occidental se caracteriza por su capacidad de habitar áreas intervenidas por la actividad antrópica, especialmente los cultivos. También se le puede observar en zonas que naturalmente son inundables, de vegetación baja, con arbustos, colinas y hasta dunas costeras. También puede habitar en cuevas.

Tiende a reproducirse en pozos poco profundos, así como charcas estacionales y zonas de irrigación de lagos. Tolera un cierto grado de salobridad en las aguas, aunque es poco frecuente conseguirlo en los márgenes de las desembocaduras de ríos hacia zonas marítimas.

Alimentación de Pelodytes atlanticus

Pelodytes atlanticus consume básicamente clorófitos y detrito en su etapa larval, mientras que, al alcanzar la adultez, cambia sus hábitos alimenticios volviéndose carnívoro. La mayor parte de su dieta está compuesta por arácnidos (accede a esta clase de invertebrados) e insectos que caza en la tarde y ya entrada la noche.

Reproducción de Pelodytes atlanticus

Puede reproducirse en dos temporadas al año. Una a finales de otoño y otra que es predominante, la que ocurre en primavera, entre febrero y abril. El macho hace un llamado a las hembras en las charcas estacionales, descrito como dos notas consecutivas que suenan “creck” y otra en solitario que suena “coak”.

Cuando la hembra atiende a la llamada del macho, se introduce también en la charca. El macho utiliza los tubérculos nupciales para asirse de la hembra y realizar el amplexo inguinal.
Aunque poco se sabe de su etapa larval, se presume que sea similar a la de otros de su familia. Las puestas pueden alcanzar los 360 huevos, distribuidos en racimos enredados entre la vegetación de los charcos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *