Sapo Balear, un anuro propio de las Islas Baleares

Distribución del sapo balear
Distribución del sapo balear

El sapo balear o sapo verde balear, como también se le conoce, es un anuro integrado en la familia Bufonidae, pero que presenta controversia desde el punto de vista del género.

Hay autores que lo clasifican en el género Bufo, en consecuencia, lo identificaron como una subespecie de Bufo viridis (Bufo viridis balearicus), o más recientemente una especie independiente: Bufo balearicus. Sin embargo, otros autores lo consideran miembro del género Pseudepidalea, designando a este sapo como Pseudepidalea balearica, incluso ha sido citado con el nombre de Bufotes balearicus.

Lejos de controversia, pasamos a informar de sus datos más característicos.

Características físicas del sapo balear

Se identifica mejor atendiendo a la morfología de los individuos del género Bufo. El sapo balear tiene un aspecto grotesco y robusto. Su coloración base es de un tono muy claro, que varía desde el ocre hasta el color oliváceo. Está matizado por marcas verdes oscuras en todo su cuerpo. Sobre ellas se encuentra un sutil moteado de tonalidad cítrica como el naranja o un amarillo opaco. Las marcas oscuras sobre el cuerpo de la hembra son más nítidas y mejor definidas que las del macho.

Tienen patas traseras muy fuertes y paralelas, notablemente largas con respecto a su cuerpo. Este es robusto y compacto. Existe un claro dimorfismo sexual definido principalmente por el tamaño. Los machos alcanzan un largo total de 71 mm, siendo las hembras un poco más grandes, con aproximadamente 81 mm.

El macho posee debajo de su mentón un visible saco vocal con el que potencia sus llamados y alertas. Durante la época de apareamiento, se desarrollan en las patas delanteras del macho estructuras en forma de callosidades, en los 3 primeros dedos de cada extremidad.

Distribución y hábitat

Antiguamente, se incluía al sapo balear como una subespecie (B. viridis balearicus). Pero se elevó a especie (bien Bufo balearicus o Pseudepidalea balearica, según autor) debido a su área restringida dentro de las Islas Baleares.

Logran vivir en un amplio rango altitudinal, hallándose entre el nivel del mar y los 1000 msnm. El hábitat del sapo balear está constituido principalmente por áreas secas y abiertas, bosques bajos, matorrales ribereños y espacios rocosos con vegetación baja.

Puede tolerar perfectamente hábitats intervenidos por acción antrópica. También se le puede hallar en áreas de cultivo y, eventualmente, en charcas estacionales así como bebederos para el ganado.

Alimentación del sapo balear

Son sapos omnívoros, pero con hábitos alimenticios especialmente insectívoros. Su dieta incluye pequeños invertebrados hallados en las zonas litorales de los cuerpos de agua: lepidópteros (Aquí más información del grupo Lepidoptera), coleópteros, pequeños crustáceos, larvas de insectos. Durante el día, se mantienen ocultos reposando bajo la protección de la sombra debajo de rocas, raíces entre otros elementos.

La actividad de estos ejemplares comienza, por lo general, durante las horas crepusculares cuando emprenden la salida de sus escondites. Es durante la noche cuando presentan mayor actividad de caza, aprovechándose de los insectos de hábitos nocturnos y otras presas que encuentre desprevenidas.

Reproducción

Los hábitos reproductivos del sapo balear están enmarcados entre los meses de marzo y junio. Al igual que sus hábitos de caza, todo el cortejo y el apareamiento, incluida la puesta de los huevos, se lleva a cabo durante las horas de la noche.

Las puestas de los huevos se produce entre el mes de abril y mayo. La incubación tiene una duración de aproximadamente 4 o 8 días. El periodo de estado larvario, renacuajos, hasta concluir la metamorfosis (si quieres conocer mejor la metamorfosis de anfibios accede a este enlace) es de aproximadamente 45 a 60 días.

Como otros sapos, los renacuajos se alimentan de minúsculos insectos y algas disponibles en el medio donde ha ocurrido su eclosión.

No se evidencia que este anfibio tenga un periodo de letargo invernal, pero sí se tienen datos para afirmar que este género descansa de toda actividad reproductiva en el resto del año.

Datos adicionales

Es catalogado en el libro rojo de anfibios y reptiles de España con el estatus de vulnerable. Sin embargo, a nivel internacional (IUCN) se ha citado al sapo balear como Bufotes balearicus, en 2008 se evaluó como “preocupación menor”, aunque se precisa una actualización para valorar su estado de conservación y censo de poblaciones.