Caecilia tentaculata, cecilia de tentáculos y su vida subterránea

Caecilia tentaculata, cecilia de tentáculos
Caecilia tentaculata (cecilia de tentáculos)

Los anfibios son una de las categorías más variadas del reino animal. En las zonas tropicales se pueden hallar un gran número de ellos. Uno de los más notorios es la Caecilia tentaculata, de una especial coloración azul. Conoce todo sobre esta especie ahora mismo.

Morfología de Caecilia tentaculata

Esta especie de cecílido ha sido difícil de examinar por los investigadores. Sin embargo, se han podido recolectar ciertos datos generales que permiten conocerla mejor. Por ejemplo, todo su cuerpo es de un color azul muy llamativo. La piel es muy suave, presenta dientes pequeños y muy curvados.

Puede medir hasta 65 cm de largo y su grosor aumenta proporcionalmente a medida que crece. La variación de la tonalidad azul tiende a ser más grisácea en el dorso. Por el contrario, en los anillos que están por todo su cuerpo, la tonalidad es más negruzca.

Hábitat y distribución

Distribución de Caecilia tentaculata
Distribución de Caecilia tentaculata

La distribución geográfica de la cecilia de tentáculos se limita casi exclusivamente al Amazonas. Puede hallarse en otras zonas boscosas tropicales cercanas a la cuenca amazónica, es decir, que su región o hábitat natural abarca Brasil, Perú, Colombia, Guayana Francesa, Venezuela y Bolivia.

Alimentación

Los hábitos alimenticios de Caecilia tentaculata se basan principalmente en el consumo de diversas lombrices. También puede consumir artrópodos pequeños y algunos insectos. Pasan toda su vida perforando la capa superficial del suelo para buscar sus alimentos.

Son la presa de una especie de perro salvaje poco común. También se le conoce como zorro de orejas cortas, un cánido robusto de color gris oscuro. Se halla en zonas profundas de los bosques tropicales. La actividad casi imperceptible de la cecilia de tentáculos la protege de ser exterminada por sus depredadores. Esto resulta una ventaja sobre su poca adaptabilidad a los cambios ambientales.

Interacción o comportamiento

La cecilia de tentáculos no ha podido ser observada y estudiada lo suficiente como para conocer bien su comportamiento. La imposibilidad de adaptarse hace que sea difícil mantenerla en un ambiente controlado por el ser humano. Fuera de su hábitat sólo se pueden encontrar ejemplares conservados en frascos.

Hábitos reproductivos de la cecilia de tentáculos

Las actividades de cortejo, apareamiento y reproducción no han sido estudiadas aún. Sin embargo los investigadores y científicos expertos intentan crearse una teoría sobre estas etapas. En primer lugar, afirman que Caecilia tentaculata se agrupa en pequeñas comunidades con el fin de reproducirse.

El comportamiento previamente observado en la especie da lugar a la formulación de este argumento. La vida de este anfibio ápodo suele ser muy solitaria hasta el momento del apareamiento.

Se estipula que después de la expulsión de los huevos, las crías conviven juntas muy pocos días. Pero también es posible que estén listas para una vida independiente una vez que dejan el cascarón.

Importancia de Caecilia tentaculata en su medio

Vale la pena destacar que el misterio de Caecilia tentaculata no la hace una especie menos importante. Se encuentra en la categoría de animales en extinción como una especie de “preocupación menor”. Esto es porque se desconoce su verdadero rango poblacional. Sin embargo, habitar diversas zonas previamente declaradas como áreas de protección especial las protege a ellas también.

Puede decirse que juega un papel imprescindible en el equilibrio de su ecosistema. Su control natural de diversos insectos es muy importante para estabilizar el entorno selvático. Además, la perforación constante al suelo favorece el enriquecimiento del mismo y la absorción de agua y nutrientes.

Al mismo tiempo, de una forma armoniosa, todo lo anterior contribuye a una mejor producción de la biomasa vegetal, que es fuente primaria de alimento para animales que forman parte del ecosistema amazónico.