Salamandra merideña, Bolitoglossa orestes, un anfibio de bosque tropófilo

Distribución, dónde vive la salamandra merideña, Bolitoglossa orestes
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

La salamandra merideña o salamandra montañera, Bolitoglossa orestes, es una especie de anfibio del orden urodelo (caudados) e integrado en la familia Plethodontidae. Estos animales tienen una apariencia que pudiese confundirse con la de alguna lagartija, con la diferencia de que las salamandras, al igual que la mayoría de anfibios, carecen totalmente de escamas y además los urodelos tienen un cuerpo alargado con patas cortas.

Al igual que ocurre con otros anfibios andinos, la salamandra merideña se ve comprometida por la degradación del hábitat debido a la deforestación y contaminación por actividades agrícolas.

Costumbres, alimentación y reproducción de la salamandra merideña

Esta especie es de hábitos nocturnos y semiarbóreos. Durante el día se perchan sobre especies arbustivas y bromelias, aunque se han encontrado debajo de hojarasca en descomposición.

Bolitoglossa orestes se alimenta de artrópodos y su dieta se compone principalmente de hormigas, ácaros y pseudoescorpiones.

Aunque en la mayoría de anfibios existe una fase acuática conocida como renacuajos o larvas, la salamandra merideña presenta desarrollo directo, es decir, de los huevos eclosionan individuos con características de los adultos pero con menor tamaño.

Características de la salamandra merideña

La salamandra merideña tiene cuerpo alargado y una cola bien desarrollada que presenta una base ancha pero se va adelgazando hacia el extremo distal. Las extremidades delanteras y traseras son cortas y la cabeza es aplanada y semiredondeada, con ojos pequeños. Sobre el dorso, en la región superior de la cabeza y anterior de la cola, tienen una coloración entre marrón y anaranjado, y la región lateral desde la cabeza a la cola de un marrón oscuro, tendiendo a negro. Algunas poblaciones presentan además, puntos plateados sobre el tronco, cabeza y lados de la cola.

Los individuos de esta especie pueden medir entre 3 y 4,6 centímetros de longitud, desde el rostro hasta la cloaca, y la cola tiene casi la misma longitud. Los machos se diferencian de las hembras por presentar surcos naso-labiales bien desarrollados, que en las hembras se encuentran muy reducidos.

Distribución y hábitat

La salamandra merideña es un anfibio oriundo de Venezuela, Suramérica, y se encuentra restringida a la cordillera de Mérida (estado Mérida) en Los Andes venezolanos. Se ha observado en diversas localidades como San Javier del Valle, Monte Zerpa, Macho Capaz, Reserva Forestal de San Eusebio, El Chorotal y Estancia La Bravera y se encuentra en un rango altitudinal que comprende entre 1800 y 3500 metros de elevación.

Esta especie habita bosques nublados y se han encontrado ejemplares en vegetación secundaria, en hábitats con bajo grado de intervención. Los individuos utilizados en la descripción de la especie (ejemplares tipo) fueron colectados en un bosque tropófilo con áreas intervenidas con cultivos de ganado vacuno, donde fueron encontrados debajo del musgo, en grupos de varios individuos, mostrando un comportamiento social y poco territorial. Este bosque presenta abundantes especies epífitas, helechos, orquídeas y bromelias. En general, estos animales se encuentran asociados a microambientes con mucha humedad, como grietas, troncos caídos y debajo de los musgos.

Estado de conservación

La salamandra merideña es una especie común en algunas de sus localidades, sin embargo, resulta muy rara de encontrar en otras regiones como San Javier del Valle, Monte Zerpa y la Reserva Forestal de San Eusebio. Actualmente presenta poblaciones estables en la mayor parte de su rango de distribución. A pesar de esto, Bolitoglossa orestes se encuentra “En peligro” según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y el Libro Rojo de la Fauna Venezolana, debido principalmente a que su rango de distribución no supera los 2103 km2. Esta especie se encuentra distribuida dentro de áreas protegidas bajo la figura de “parque nacional” o “reservas forestales”; sin embargo, muchas de las localidades donde se encuentra están intervenidas por expansión de actividades agrícolas y asentamientos humanos.

Adicionalmente, otras actividades como la deforestación y extracción con fines comerciales y tradicionales de especies vegetales de la región, como musgos, bromelias y algunas especies arbustivas, han degradado el hábitat de estos animales. El cambio climático también afecta las poblaciones de esta y otras especies de salamandras, ya que las sequías intensas y una mayor radiación solar, afectan el correcto desarrollo de los huevos y juveniles de dichos animales.

Se ha descrito que ciertas poblaciones son sensibles a patógenos como parásitos tripanosomátidos, cuya infección y propagación se ve favorecida por los factores mencionados anteriormente. Aunque en la salamandra merideña no se ha detectado quitridiomicosis (una infección ocasionada por un hongo del género Batrachochytrium), no es menos cierto que es una especie muy vulnerable ante este patógeno, que se encuentra ampliamente distribuido en la región suramericana y ha ocasionado una disminución abrupta en las poblaciones de otros anfibios como las especies Bolitoglossa leandra y Bolitoglossa tamaense.

Actualmente no se han desarrollado programas de conservación sobre esta especie y, aunque algunas de sus poblaciones se encuentran bajo monitoreo constante, es necesario desarrollar más estudios que permitan dilucidar las amenazas y desarrollar estrategias efectivas para su conservación.

Taxonomía o clasificación

Taxonomía o clasificación científica de la salamandra merideña, Bolitoglossa orestes
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

Bibliografía

  1. AmphibiaWeb. 2021. University of California, Berkeley, CA, USA. Accessed 21 Feb 2021.
  2. IUCN SSC Amphibian Specialist Group. 2020. Bolitoglossa orestes. The IUCN Red List of Threatened Species 2020: e.T60883364A60824388. https://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2020-3.RLTS.T60883364A60824388.en. Downloaded on 21 February 2021.
  3. Rojas-Suárez, F., & Rodríguez, J. P. (2008). Libro rojo de la fauna Venezolana. PROVITA y Fundación Polar. Editorial Exlibris. Caracas.