Alimentación de anfibios en cautividad

Alimentación de anfibios en cautividad
Santiago Ron/CC BY-ND 2.0

La alimentación de anfibios en cautividad cobra especial relevancia para prevenir enfermedades y conseguir mantener una dieta equilibrada, que sin duda alargará sus expectativas de vida en un entorno doméstico.

Hemos elaborado este artículos con pautas relacionadas con la alimentación de anfibios en cautividad, para especies en particular tenemos elaboradas fichas más específicas con los alimentos requeridos, así como todo lo relacionado con su mantenimiento en terrarios.

Cecilias o anfibios ápodos

Quizás son los menos conocidos pues hasta hace relativamente poco tiempo no se empezaron a comercializarse en el apasionado mundo de los anfibios mantenidos en cautividad. Los dividiremos en dos grupos, los de hábitos terrestres y los acuáticos.

Gimnofiónidos terrestres

La alimentación de anfibios en cautividad tipo cecilias terrestres, básicamente su fuente principal de alimentación son las lombrices de tierra, otros animales vivos como tenebrios o grillos aceptan con facilidad. Algunas especies pueden consumir carne troceada.

Los alimentos deben servirse dos o tres veces por semana, y han de espolvorearse con complejos vitamínicos, de fácil adquisición en tiendas especializadas para herpetos, al menos una vez al mes.

Gimnofiónidos acuáticos

Debido a su hábitat acuático, la fuente de alimentación de las cecilias acuáticas es más variada, suelen aceptar la artemia, tubifex, lombrices e incluso pequeños peces, normalmente tanto alimento vivo como congelado. En estos casos los alimentos son difíciles de espolvorear con complejos vitamínicos, por lo que hay que acudir a los multivitamínicos líquidos que se aplican directamente en el agua, se comercializan para peces, pero también son útiles para gimnofiónidos acuáticos. El alimento sólido se suministra generalmente dos veces por semana.

Ranas y sapos (anuros)

Los anuros consumen una gran gama de alimentos invertebrados, como grillos, saltamontes, larvas, tenebrios, cucarachas, drosófilas, etc. Al igual que en el caso anterior las vitaminas espolvoreadas en el alimento cobran especial importancia. El suministro de comida puede ser dos veces por semanas o en días alternos, dependiendo de la especie.

Algunos anfibios como los escuerzos son muy voraces, pueden alimentarse una vez por semana de ratones, también puede alternarse con invertebrados.

Salamandras y tritones (caudados o urodelos)

Las salamandras o caudados terrestres se alimentan de pequeños invertebrados como drosófilas, grillos, larvas, etc., así como sus correspondientes vitaminas, especialmente este alimento está indicado para las especies de pequeño tamaño. Se suministra cada dos días con los correspondientes multivitamínicos.

Aquellos que adquieren más envergadura se le puede facilitar animales invertebrados adultos e incluso pequeños roedores, especialmente a las salamandras gigantes.

Los típicos pequeños tritones de acuaterrario se alimentan de artemia, daphnia, grillos, larvas, etc. El alimento debe suministrarse dos o tres veces por semana.

Los caudados acuáticos que sufren neotenia, es decir, aquellos que en su etapa adulta siguen siendo larvas, pueden alimentarse de artemia y balanceados especiales para peces tropicales, aceptan alimento vivo y congelado. Debe suministrarse dos veces por semana.

Consejos en la alimentación de anfibios en cautividad

La alimentación de anfibios en cautividad está condicionada a una serie factores que no deben pasar desapercibidos para el aficionado a la herpetología:

  • Conocer más en profundidad el orden, familia y género al que pertenecen y sus costumbres salvajes.
  • Sus hábitos alimenticios en estado natural. Esta guía es básica y hay que contrastarla con la especie en cuestión que se tenga en el terrario.
  • Tener presente aquellos que toleran alimentos balanceados o los que solo consumen animales vivos.
  • El tamaño del alimento ha de ser acorde con la boca del anfibio, de lo contrario no pueden digerirlos y posiblemente muera por inanición.
  • Cierta precaución con el alimento vivo pues son vectores de muchos parásitos.
  • Las tomas o suministros de alimentos deben ser adecuadas, ya que no todos se alimentan diariamente.
  • Retirada del alimento sobrante para evitar putrefacciones, o si es vivo que pueda picar y dañar la piel del anfibio.

Alimento para crías de anfibios

Especialmente son bastante delicados las larvas o renacuajos, un método bastante bueno para mantenerlos en cautividad es la improvisación de un acuario, con sustrato y suficiente vegetación. Se llevará un mejor control sobre todo en lo relacionado a la temperatura, parámetros del agua, filtración, iluminación y oxigenación, principalmente dado los sofisticados accesorios que para tal fin pueden encontrarse en el mundo de la acuariofilia.

Igualmente la alimentación balanceada para peces, en muchas ocasiones es aplicable a anfibios renacuajos, todo depende de sus hábitos alimenticios en cuestión.

No olvidar que para la alimentación de anfibios en cautividad, determinadas especies como los sapos cornudos, sus crías tienden al canibalismo, por consiguiente hay que improvisar habitáculos especiales para separar los renacuajos individualmente y evitar ser devorados por sus congéneres.