Rana arboricola, especie anfibio anuro.

depositphotos © RobHainer


Hay que remarcar que si queremos tener una rana arborícola como animal de compañía, no debemos esperar ningún comportamiento similar a los animales tradicionales domésticos como el perro y el gato. Las ranas son animales eminentemente salvajes y es prácticamente imposible distinguir muestras de afecto. Son animales taciturnos, silenciosos y solitarios cuando no se encuentran con exponentes de su especie.

En cuanto al carácter de estas mascotas, como señalamos, suele ser tranquilo, pero debemos saber tratarlas, ya que si se sienten amenazadas no dudarán en defenderse. Algo que tenemos que evitar es molestarlas y sacarlas de su hábitat permanente, puesto que se ponen nerviosas. Al igual que los peces, son mascotas para disfrutar simplemente observándolos sin llegar al extremo de manipularlas continuamente.

Si hemos decidido adoptar una de estas adorables mascotas, debemos asesorarnos sobre las costumbres de la especie que pretendemos adquirir, es fundamental a los efectos de poder recrear un hábitat lo más parecido a su medio similar. Las criadas en cautividad son las más indicadas para asegurar sus supervivencia al medio doméstico. Es importante no masificar el terrario y se recomienda tener ejemplares de la misma especie.

La especie rana arboricola verde puede medir unos 10 cm, un tamaño levemente superior al del resto de las ranas y puede llegar a vivir unos 16 años en cautiverio. Exigen un clima tropical cálido y húmedo para estar a gusto y tener salud.

Alojamiento

Es aconsejable un terrario de unos 90 cm de largo, 75 cm de ancho y 45 cm de alto; también debe ser de cristal y mantener un 80 % de humedad. Durante el día la temperatura debe versar entre los 23 y los 26º C, por la noche ha de descender a unos 19 ºC. Recrear su hábitat se puede conseguir con facilidad optando por la adquisición de accesorios disponibles en tiendas especializadas de animales: calefactor, luz fluorescente (sobre todo si disponemos de plantas naturales), termostato o temporizador programable, humidificadores, sistema de lluvia para controlar la humedad…

El sustrato debe componerse de fibra de coco, turba, mantillo y mucho musgo. Además, la rana arborícola necesitará lugares donde refugiarse y esconderse. Esto último puede lograrse con plantas, también con ramas de plástico o cuevas que ubicaremos en algún rincón del terrario. Igualmente es conveniente proporcionarles un recipiente con agua declorada –no muy profundo- para que puedan nadar.

Alimentación

En lo referente a la alimentación, la rana arborícola se alimenta de pequeños insectos como gusanos, grillos e insectos voladores. Pese a que sus necesidades alimenticias parecen moderadas, este anuro puede ingerir buena cantidad de presas, por lo que evitar su obesidad será una de nuestras misiones. Los complementos vitamínicos y el calcio no ha de faltar para lograr una alimentación equilibrada.

Reproducción de la rana arborícola

La reproducción es variable dependiendo de la especie, incluso muchos ejemplares no llegan a reproducirse en cautividad. Por regla general, la madurez sexual se adquiere a partir de los 18 meses, ponen los huevos entre hojas de plantas cerca del agua, normalmente en vegetación que emerge del propio agua. El periodo de incubación dura entorno a una semana o más, según especie; una vez eclosionado los huevos, los renacuajos vivirán en el agua hasta concluir su metamorfosis.

Salud de la rana arborícola

Si no sabemos adaptar adecuadamente su hábitat, es posible que perciban demasiado el cautiverio y muestren síntomas como falta de ingestión, de hidratación y apatía, llegando incluso a estados de depresión. En caso de advertir este tipo de comportamiento debemos acudir lo más rápido posible a un veterinario familiarizado con animales exóticos.

El control de parásitos, mediante análisis de heces y controles de agua por parte del veterinario es esencial para mantener a estos anfibios en óptimas condiciones de salud.

La limpieza del terrario evitará posibles enfermedades en la rana provocadas por bacterias o virus.

Taxonomía o clasificación científica

Reino: Animalia.
Subreino: Eumetazoa.
Filo: Chordata.
Subfilo: Vertebrata.
Clase: Amphibia.
Subclase: Lissamphibia.
Orden: Anura.
Familia: Hylidae.

Franco Maiolini Sánchez