Terrarios para anfibios y sus diferentes opciones en el mercado

Terrarios para anfibios
Terrarios para anfibios
Lara Danielle/CC BY-ND 2.0

Cuando hablamos de terrarios para anfibios, ya no pensamos en un único modelo, sino que la variedad también llegó a estos pequeños hogares para una gama de mascotas que requiere de cuidados muy especiales. Te presentamos los mejores espacios que se fabrican industrialmente para tus anfibios.

Hay que destacar que estos compartimentos deben ser acorde con los hábitos del anfibio, pues ante todo se trata de recrear su espacio natural, tal y como viven en estado salvaje. Así tenemos que una rana arborícola precisará de una urna con mayores proporciones en cuanto altitud para que con ayuda de plantas pueda trepar, un tritón semiacuático precisará de un acuaterrario, otros anfibios de hábitos terrestres necesitan urnas alargadas para andar correctamente. Finalmente, otros que prácticamente estén toda su vida en el agua necesitarán un acuario, aunque de este último hablaremos en otra ocasión.

Los variados accesorios, también de fácil adquisición en tiendas de animales, proporcionarán la humedad, temperatura e iluminación adecuada según la especie, al igual que otros elementos como sustrato, vegetación, etc.

Tipos de terrarios para anfibios

Terrarios de cristal

Puedes crear en ellos diversos tipos de hábitats para tus anfibios, ya que permiten recrear diferentes condiciones de la naturaleza. Son los más resistentes y están pensados para ser el hogar permanente de los anfibios que tenemos en casa, así como también para durar toda la vida, si se manipulan correctamente.

Hábitat boscoso

Si le ponemos más plantas, estaremos imitando un hábitat semi-húmedo, mientras que si la cantidad de plantas es menor, nuestro hábitat será semi-seco. Estas son las dos opciones disponibles para esta opción en terrarios para anfibios. El sustrato debe estar compuesto de cortezas de árboles, hojas secas y pequeñas ramitas. Las plantas deben estar presentes, a modo de ejemplo una de las que suele utilizarse es el filodendro, así como también un trozo de tronco con ramas. Los animales buscarán un lugar en el cual esconderse y estos elementos se lo pueden proveer.

Terrarios de malla

Si bien no son tan resistentes como los de cristal, resultan la opción ideal cuando se trata de transportar a los animales o cuando lo vamos a instalar en el exterior. Ofrecen una ventilación óptima y son muy fáciles de armar y empezar a usar.

Con abertura de cada puerta por separado

Son los terrarios para anfibios más prácticos, ya que cada puerta tiene una función diferente, por lo que podemos hacer diferentes cosas sin involucrar a la totalidad del hábitat. Por la puerta frontal alimentaremos a nuestros anfibios, por la parte de arriba reciben iluminación, por la parte de atrás es que tiene la entrada para cables y tubos, mientras que desde abajo podemos colocarle el calentador de sustrato. Además, cuentan con una traba de seguridad que previene cualquier tipo de escape de la mascota. El hecho de contar con una ventana frontal permite la incorporación y mantenimiento de un hábitat con un sector acuático.

Aquaterrarios

Por último, existe en el mercado una fusión que reúne lo mejor de ambos mundos: del acuático y del terrestre. Muchos anfibios disfrutan mucho de pasar tiempo en el agua, por lo que proveerles de una zona con una buena cantidad de ella será una genial idea para su bienestar. Pero no podemos pasar por alto que pasan buena parte del tiempo en zonas de tierra, por lo que es imprescindible que cuente con un área con plantas y sustrato seco. Esta es una opción ineludible para quienes quieren darle a sus animales semiacuáticos una combinación de varios ambientes.

En conclusión, hay diferentes opciones en terrarios para anfibios que puedes elegir. Desde climas tropicales o subtropicales, hasta los que fusionan la tierra con el agua, la variedad disponible te permite decidirte entre un terrario de cristal, uno de malla o uno en el que todas sus puertas puedan abrirse de forma independiente. Sus formatos y por supuesto sus accesorios dan una solución definitiva a la humedad de la piel de los anfibios, que para sobrevivir precisan se mantenga siempre húmeda.