Alimentación de los anfibios, adultos y larvas o renacuajos

© Paradais Sphynx
Alimentación de los anfibios

¿Qué comen los anfibios?

Los anfibios son unos de los animales vertebrados que tienen mayores limitaciones a la hora de vivir en un hábitat, ya que estos tienen que ser siempre terrestres pero húmedos y con fácil acceso al agua. Esto hace que la alimentación de los anfibios sea, probablemente, la menos variada que se puede encontrar en todos los animales vertebrados.

No se puede decir que todos los anfibios coman lo mismo, puesto que, de hecho, lo que ingiere una especie y otra puede ser totalmente diferente. Sin embargo sí se puede considerar que son alimentos del mismo origen y por lo tanto se puede generalizar en cuanto a los hábitos relacionados con la alimentación de los anfibios.

En la alimentación de los anfibios, algo que ocurre en la mayoría de animales toma una mayor importancia en este grupo de animales, se trata de las diferencias alimenticias cuando los organismos son adultos en comparación con los de corta edad. Es cierto que los anfibios son los únicos vertebrados que sufren un desarrollo indirecto y que desde el punto de vista de su reproducción pasan por varios estadios larvarios (metamorfosis), por lo cual se puede entender que las diferencias en la alimentación estén especialmente marcadas.

En ese sentido, se pueden distinguir dos tendencias en la alimentación de los anfibios según el estadio de su desarrollo. Los organismos adultos, ya totalmente desarrollados, se alimentan básicamente a partir de animales, por lo que se les podría considerar carnívoros o más estrictamente insectívoros; en cambio, los individuos en estado de larva, aunque también pueden alimentarse de otros pequeños animales, acostumbran a hacerlo mayormente ingiriendo compuestos de origen vegetal.

Alimentación anfibios adultos

La alimentación de los anfibios adultos es variada en función de la especie, aunque hay que destacar que son cazadores y sus presas favoritas suelen encontrarse entre insectos, gusanos y babosas. Como siempre, el tamaño del animal determinará también el tamaño de las presas que pueden ingerir. Por eso, aunque la mayoría de anfibios adultos se alimentan únicamente de invertebrados, algunas especies más grandes son capaces de devorar a pequeños mamíferos, reptiles o aves. Un ejemplo de este caso lo encontramos en el escuerzo común, que se trata de un anfibio que en edad adulta adquiere gran envergadura. Este animal, además de comer insectos y otros invertebrados es capaz de alimentarse de pequeños ratones.

Las técnicas que utilizan para cazar a sus presas dependen del medio en el que tenga lugar esta captura. En los casos en los que la presa vive en el medio terrestre, la herramienta que suelen utilizar es una lengua extensible, de movimiento muy rápido, y bastante pegajosa que es capaz de atraer a la presa hasta la boca. Además, algunas especies son capaces de dar saltos de considerable envergadura para sorprender a sus presas y acercarse a ellas rápidamente. Cuando el alimento viene en forma de animal acuático, el mecanismo más habitual de caza es la aspiración, mediante la cual introducen parte del agua y de los animales que contenga en su boca y a partir de ahí empiezan la digestión.

Alimentación de anfibios en estado larvario

El caso de los renacuajos, o anfibios en fase larvaria es bastante más curioso. Hay que recordar que en este momento las larvas viven exclusivamente en medios acuáticos, por lo que la alimentación estará condicionada por esta situación. En este caso se pueden alimentar tanto de otros animales pequeños como de algas o compuestos vegetales que encuentren en el agua. Por lo tanto, se podría considerar que los renacuajos son anfibios omnívoros ya que pueden tomar alimentos de distinto origen. Eso sí, la mayoría de su nutrición viene dada por los vegetales ya que los animales que pueden ingerir representan una parte mucho más pequeña de su alimentación. A medida que van creciendo, la capacidad que tienen para alimentarse de otros animales va aumentando progresivamente y por lo tanto la proporción de nutrición de origen animal empieza a ser más importante hasta que el renacuajo se desarrolla completamente y se convierte en el adulto carnívoro.

Modos de alimentación de los anfibios

A pesar de que los anfibios poseen ciertos rasgos adaptativos para su alimentación, se consideran animales oportunistas que se alimentan de lo que puedan y no tanto de lo que ellos elijan. Es cierto que los adultos poseen una lengua poderosa y pegajosa, unas mandíbulas para sujetar a sus presas y, en ciertas especies, unas ancas para poder realizar saltos. Sin embargo, estas adaptaciones no son suficientes para hacer de los anfibios unos cazadores tan eficientes como pueden ser los felinos, por ejemplo. Es por eso que en la mayoría de ocasiones la presa vendrá dada por las circunstancias y no por las preferencias del animal.

En alimentación de los anfibios, la técnica de caza es muy relevante y está basada mayormente en un comportamiento de acecho. Esto consiste en sentarse a esperar a que aparezca una presa. Se pueden mantener inmóviles durante largos periodos y una vez que la presa se ha acercado lo suficiente, es cuando se activan y sacan sus armas, ya sea a través de la lengua o de los saltos. Muchos anfibios tienen la capacidad de camuflarse para sorprender todavía más a sus presas. Aunque algunos pueden ser muy venenosos, se trata de un mecanismo de defensa y no un mecanismo de caza como puede suponer en otros grupos de animales.