Como ejemplo del grupo de anuros describimos la anatomía-fisiología de una rana, descripción general de su morfología y los diferentes sistemas o aparatos presentes en su anatomía.

Tegumento

Tienen la piel desnuda, esto es sin anexos diferenciados (como las escamas de los peces o las plumas de las aves), con numerosas glándulas mucosas que les permite mantener la humedad y evitar la desecación. En ciertas especies, estas glándulas pueden agruparse formando acúmulos cuya secreción es tóxica y les sirve como medio de defensa. La piel también suele presentar cromatóforos, células especializadas que contienen pigmentos de diferentes colores que reflejan la luz.

Esqueleto

El esqueleto de un anfibio rana está adaptado para la vida y locomoción en tierra. Presentan cuatro extremidades en las que se observa un esquema anatómico básico, que luego se repite, con algunas variantes, en los reptiles, las aves y los mamíferos. Este patrón está conformado por tres segmentos: húmero, radio/ulna y carpo, metacarpo y falanges, en las extremidades anteriores; fémur, tibia/fíbula y tarso, metatarso y falanges, en las extremidades posteriores. Como características destacables dentro de la anatomía-fisiología de la rana, las extremidades posteriores son alargadas como adaptación para el desplazamiento a saltos.

Sistema respiratorio

En la anatomía-fisiología de una rana, el sistema respiratorio es uno de los más notables dentro de los vertebrados, debido a los cambios que se producen en él a lo largo de vida. En las ranas adultas está conformado por un par de fosas nasales ubicadas en el extremo del hocico, que se comunican internamente con la cavidad bucal. A continuación se ubica la faringe y, luego, los pulmones, en la mayoría en forma de sacos; sin embargo, en algunas especies pueden tener subdivisiones internas en forma de pliegues o cámaras. Los machos poseen la capacidad de producir sonidos al hacer circular el aire a través de la laringe, en la que pueden encontrase “cuerdas vocales”, y de allí a los sacos vocales ubicados a la altura del cuello los cuales actúan como caja de resonancia que amplifica los sonidos.

En el caso de las larvas, como mencionamos anteriormente, la respiración se lleva a cabo por branquias debido a su forma de vida acuática. En la rana adulta, una parte importante del intercambio respiratorio se efectúa por la piel, la cual se encuentra muy vascularizada, es decir que presenta una densa red de vasos sanguíneos.

Aparato circulatorio

La circulación es doble: existe un circuito venoso que transporta sangre sin oxigenar desde los tejidos corporales, y un circuito arterial, que lleva sangre oxigenada desde los pulmones hacia los tejidos. El corazón bombea la sangre y consta de tres cámaras: una aurícula separada en dos cavidades y un ventrículo. De esta forma, la anatomía de la rana permite la separación entre la sangre venosa y la sangre arterial se ve mejorada con respecto a lo que sucede en los peces.

Anatomía-fisiología relacionado con el aparato digestivo de una rana

El aparato digestivo de las larvas es muy diferente al de los anuros adultos. En éstas se inicia en la boca, que presenta unas estructuras queratinosas denominadas queratodontes, las cuales son utilizadas para raer los detritos que se encuentran sobre piedras y otras superficies de las cuales se alimentan los renacuajos. A continuación se encuentra el esófago, que lleva a un estómago de forma sacular, cuya única función es la de almacenar el alimento ingerido, por lo que no presenta una función digestiva propiamente dicha. Sigue el intestino, muy largo y enrollado en forma de espiral, especialmente adaptado a la alimentación herbívora de las larvas. En el anuro adulto, el aparato digestivo tiene la conformación general básica presente en el resto de los vertebrados. Como característica particular se destaca una lengua muscular de tipo protráctil, o extensible, que se fija a la parte anterior del piso de la boca, y cuya secreción pegajosa facilita la captura y deglución de presas vivas (insectos voladores generalmente). En algunas especies puede haber dientes pequeños, todos iguales entre sí, que se fijan a la mandíbula de forma bastante débil (implantación acrodonta). Un esófago corto lleva al estómago, de forma elongada, con gran capacidad de distensión, y cuyo epitelio interno secreta sustancias necesarias para la digestión del alimento. A continuación se encuentran el intestino delgado, enrollado pero mucho más corto que en las larvas, y luego el intestino grueso. Éste desemboca en la cloaca. Como glándulas digestivas accesorias se destacan el hígado y el páncreas.

Aparato excretor

El aparato excretor presenta, como importante avance con respecto a los peces, una vejiga urinaria en la que se acumula la orina. Los riñones son cortos y de forma redondeada. Este sistema desemboca también en la cloaca.

Sistema nervioso

Con respecto al sistema nervioso, algunos órganos sensoriales se encuentran bastante desarrollados. La columela, por ejemplo, es un hueso pequeño en forma de varilla que permite la transmisión de sonidos ya que uno de sus extremos contacta con la membrana timpánica (exterior) y el otro con el oído interno (interior). En función de la especie, la vista, al igual que el olfato, están entre moderado a bien desarrollados, de esa manera pueden capturar más fácilmente los animales que depredan. Posee receptores para el tacto en la mayor parte de la superficie del cuerpo.

Reproducción y desarrollo

Para concluir con la anatomía-fisiología de una rana, destacar que los anfibios anuros tienen sexos separados y la fecundación es externa, generalmente en un medio acuático. En su gran mayoría son ovulíparos, es decir, la hembra libera los óvulos sobre los cuales el macho va esparciendo el esperma. Las larvas se desarrollan en el agua. Como mencionamos, presentan un notable proceso de metamorfosis hasta alcanzar la vida adulta.