Orden Anura (anuros), características, formas de vida y su diversidad

Orden Anura

La comparación de caracteres morfológicos y genéticos, nos ayuda a comprender y a clasificar la gran variedad de seres vivos, de manera que podamos ubicarlos en los diferentes eslabones taxonómicos de acuerdo a sus cualidades y parecidos. En nuestro caso describiremos las características principales con la que se logra reunir a diferentes especies de anfibios dentro del orden Anura (anuros).

El orden Anura o como son llamados frecuentemente los anuros y popularmente conocidos como ranas y sapos, comprende a un grupo de anfibios que comparten ciertas características morfológicas fisiológicas y comportamentales que describiremos más adelante. Los anuros se agrupan una gran cantidad de especies que involucran actualmente a 5685 según el Catálago de la vida del 2020 y se consideran el grupo más diverso y con mayor número de especies de los anfibios. De igual manera esta gran cantidad de especies logran agruparse en 48 familias.

Características que agrupan a sapos y ranas comprendidos en el orden Anura

Una de las características principales que destacan las especies del orden Anura es la locomoción en su estado adulto, tanto sapos como ranas, en su traslado por tierra lo hacen a través de los saltos, esto se debe a la evolución que tuvieron en sus miembros inferiores, los cuales son más fuertes y alargados que las patas superiores. Durante el proceso evolutivo, los anuros sufrieron el alargamiento de los huesos calcáneo y astrágalo, dándoles la longitud a los miembros inferiores que ya hemos mencionado, de la misma forma se formó el urostilo, esto mediante la fusión de las vértebras caudales y que en conjunto con el ilion confieren la resistencia necesaria a la hora del salto.

Otra característica importante y a la que el orden Anura debe su nombre es a la ausencia de cola, este rasgo morfológico se extiende a todas las especies, siendo los únicos representantes en romper la regla los individuos machos de la especie Ascaphus truei, la cual en realidad es una modificación que utilizan como órgano copulador.

En el mismo orden de ideas, los individuos que pertenecen al orden Anura han podido colonizar espacios terrestres, pero deben permanecer cerca de las fuentes de agua para mantener la piel húmeda, lo que le ayuda en el proceso respiratorio, el cual es complementado a través de la respiración pulmonar y bucofaríngea.

La alimentación de los anuros consiste en pequeños insectos que cazan y atrapan con su lengua pegajosa y retráctil, mientras que aquellas que pasan por la fase acuática en forma de larva pueden filtrar a través de las branquias y consumir algunas plantas.

Diversidad morfológica y fenotípica de anuros

La gran cantidad de especies que conforman el orden Anura les proporciona una alta diversidad, encontrándose rasgos morfológicos distintivos en cada uno de ellos. Podemos encontrar especies que poseen la cabeza puntiaguda o con los hocicos curvos dependiendo del hábitat en que se desarrolle, el tamaño es muy variable que parten desde individuos de apenas 7.7 mm, como lo es la ranita Paedophryne amauensis, hasta ranas de gran tamaño, en cuya representación nombraremos a la rana goliat Conraua goliath, que puede alcanzar fácilmente los 30 cm de longitud.

El cuerpo puede variar siendo anchos y rechonchos o comprimirse y aplanarse que son más característicos de las ranas que viven en los arbustos; si observamos sus largas patas encontraremos a especies que poseen membranas interdigitales que les ayudan en el proceso del nado, mientras que otros poseen disco digitales pegajosos en las puntas de su dedos que le sirven para sujetarse y las que viven adaptados al suelo por lo general tienen dedos cortos sin la presencia de las membranas interdigitales.

La coloración que presentan los individuos de este orden es variable dependiendo de cada especie y se consideran las que poseen colores brillantes y llamativos a las productoras de toxinas.

¿Dónde viven las especies de anfibios agrupadas dentro del orden Anura?

Debido a la gran variedad de ejemplares y a las adaptaciones que estas poseen para un determinado hábitat, se considera que las especies del orden Anura poseen una distribución cosmopolita, es decir, viven en todas las regiones del planeta menos en la Antártida. Gracias a estas adaptaciones, los anuros viven a diferentes grados de altitud, pueden encontrarse en cuerpos de agua como estanques, lagunas y ríos, también hay especies que viven en las hojas de los arbustos y son llamados arborícolas e inclusive existen especies que cavan su propia madriguera y se consideran de hábitats fosoriales.

Aspectos relativos a su reproducción

Cuando nombramos a las especies del orden Anura, solemos asociar su sistema de reproducción al oviparismo con la consecuente aparición de larvas acuáticas que posteriormente sufrirán metamorfosis para convertirse en ejemplares adultos, pero debido a la gran variedad que existe dentro de este orden también es variable su sistema reproductivo.

En este orden es posible encontrar a especies ovovivíparas, es decir, que a pesar de que también ponen huevos los renacuajos eclosionan en forma idéntica a sus padres, solo que en miniatura, así mismo, se ha conseguido una rana que da vida a la siguiente generación pariendo a sus hijos directamente y no ponen huevos, es decir, es vivípara (Limnonectes larvaepartus).

En el proceso de apareamiento, los individuos del orden Anura se caracterizan por realizar el amplexo o abrazo nupcial, en el cual los machos se aferran a la espalda de las hembras y a medida que van depositando los huevos son fertilizados con los espermatozoides, teniendo la mayoría de especies de anuros una fecundación externa.

Autores consultados:

  • Brito, J.; Batallas, D.; Yanez-Muñoz, M. (2017).
  • Grandez, R.; Raffael, M.; Hermoza, C.; Valencia, R. (2018).
  • Parra-Olea, G.; Flores-Villela, O.; Mendoza-Almeralla, C. (2014).
  • Quinzio, S.; Goldberg, J.; Cruz, C.; Chuliver, M.; Fabrezi, M. (2015).
  • San Mauro, D. (2012).