Reflejo de unken en anfibios, un mecanismo de defensa

Reflejo de unken en anfibios

Los procesos o mecanismos de defensa que presenta los seres vivos son de gran variedad, adaptándose a los diferentes hábitats y a las interacciones que tienen las presas con sus depredadores. Los seres vivos de manera general presentan más de un mecanismo de defensa, estrategia que les permite mantenerse con vida ante posibles ataques de los depredadores, también es de considerar que en ocasiones estos mecanismos de defensa son combinados por especies que fungen tanto de presas como de depredadores, para lograr conseguir algún objetivo como lo es la alimentación. En nuestro caso describiremos el reflejo de unken en anfibios.

Las especies que se camuflan son un claro ejemplo del tema que nos ocupa, ya que pueden pasar desapercibidas, además este camuflaje puede estar acompañado de otras características y comportamientos con efectos disuasivos para los depredadores.

¿De qué se trata el reflejo de unken en anfibios?

El reflejo de unken en anfibios o también conocido por su nombre en inglés como unken réflex, es considerado un mecanismo de defensa que puede ser utilizado por estos para ahuyentar a sus posibles depredadores, en la descripción de este mecanismo se detalla cómo las especies realizan comportamientos y posturas con las que tratan de sorprender, intimidar e informar a sus adversarios que no serán presas fáciles, o que por el contrario podrían sufrir daños debido a su característica tóxica por la producción de venenos, o simplemente pasar un momento desagradable por su mal sabor.

Las especies de anfibios que realizan el reflejo de unken a simple vista parecen especies inofensivas, ya que algunas de ellas tratan de camuflarse con su entorno para pasar desapercibida mediante su coloración dorsal, pero su advertencia como animales peligrosos la llevan en la región ventral la cual es utilizada en los momentos necesarios.

Comportamiento de los anfibios durante el reflejo de unken

Como ya hemos mencionado, el reflejo de unken en anfibios es un mecanismo de defensa, en el cual se involucran las posturas realizadas por el animal y coloraciones características de advertencia de peligro por posible toxicidad, la cual lleva el nombre de aposematismo.

Estas coloraciones fuertes, tales como naranjas, amarillas, rojas y negras la poseen en la parte ventral de su cuerpo, por lo que no se pueden ver fácilmente, es aquí donde el reflejo de unken en anfibios tiene acto de presencia, pues estos animales realizan posturas que dejan al descubierto estos colores. Para ello, los anfibios pueden levantar la cabeza hasta dejar al descubierto su parte ventral, de igual manera aquellos que poseen cola como en el caso de los tritones, la elevan e incluso pueden pegar su cola con la cabeza, por lo que además de dejar visible la coloración aposemática hace que el anfibio se vea más grande.

Otras de las posturas que se realizan durante el reflejo de unken en anfibios es arquear el cuerpo y cerrar los ojos, donde también es posible que tengan colores llamativos. Estas posturas van acompañadas de una posible secreción de sustancias tóxicas por la piel, así como quedarse inmóvil por varios minutos hasta que pase el peligro y puedan huir del lugar, se ha comprobado que el reflejo de unken en anfibios es más común que suceda en los hábitats terrestres, ya que en el agua se hace más complicado realizar dichas posturas. De igual manera se ha podido observar que este mecanismo de defensa viene programado genéticamente, ya que en anfibios recién metamorfoseados y que no han tenido contacto alguno con otros ejemplares adultos de su clase, también realizan esta acción perfectamente.

Ejemplos de reflejos de unken en anfibios

Son varias las especies que utilizan este mecanismo como medio de defensa antidepredatoria, entre ellos, especies pertenecientes al orden anura y también en tritones.

El primer ejemplo a mencionar será Melanophryniscus cambaraensis, el sapo de vientre rojo, el cual al observarlo en su parte dorsal se notará una coloración verdosa, pero cuando este es molestado o se encuentra en peligro comienza a levantar su cabeza hasta que quede expuesta la coloración anaranjada o rojiza de su parte ventral, además puede secretar sustancias venenosas, intentando así mantener a raya a los posibles depredadores. En el orden anura existen varias especies con este comportamiento entre los que podemos destacar Bombina bombina y Atelopus ignescens.

Otros de los anfibios que se destacan por realizar el reflejo de unken son los tritones, sobre todo al estar en su paso por el hábitat terrestre, en nuestro caso haremos mención al tritón alpino Ichthyosaura alpestris. Este pequeño anfibio tiene una coloración rojiza en su vientre, la cual es visible cuando el tritón levanta la cabeza y la cola, dejando que el color llamativo de su vientre advierta a su contraparte depredadora que es una especie no comestible. Otro tritón con capacidad de realizar el reflejo de unken es el tritón ibérico Triturus boscai, el cual tiene una coloración en su parte ventral anaranjado y rojiza, de manera que cuando se siente amenazado arquea su cuerpo levantando cola y cabeza dejando al descubierto casi toda su parte ventral con colores aposemáticos.

Autores consultados

  • Bordignon, D.; Caorsi, V.; Colombo, P.; Abadie, M.; Brack, I.; Dasoler, B.; Borges-Martins, M. (2018).
  • Gosá, A. (2019).
  • Jablonski, D.; Balej, Petr. (2014).
  • Ruiz-Carranza, P.; Hernández-Camacho, J. (1976).